Archivo | septiembre 2016

LA FIBRA, EL AGUA Y LA SALUD DEL CORAZÓN

La alimentación al igual que la hidratación juegan un papel fundamental en el especial control de nuestra salud, en de uno de los órganos vitales: el corazón, ya que contribuyen a prevenir así como evitar algunas causas y factores que predisponen a padecer algún problema en éste.

Tomar 2 litros de agua al día desarrolla tu metabolismo, ya que lo estimula y apoya en la digestión, asimismo el consumo de agua favorece a sanar las enfermedades de las vías respiratorias, las piedras en el riñón, los problemas intestinales, el reumatismo, la artritis y los ataques al corazón. Además, combinada con una ingesta adecuada de fibra ayuda a aliviar el estreñimiento.

Existen dos tipos diferentes de fibra: soluble e insoluble y ambos son importantes para la salud, la digestión y la prevención de enfermedades.

La fibra soluble atrae el agua y se convierte en gel durante la digestión, lo que aplaza el proceso digestivo. Se encuentra en el salvado de avena, la cebada, las nueces, las semillas, los frijoles, las lentejas y algunas frutas y verduras como la naranja, manzana, mango, ciruela, zanahoria, pepino y poro. Algunos tipos de fibra soluble pueden ayudar a disminuir el riesgo de cardiopatía.

La fibra insoluble se encuentra, por ejemplo, en el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales. Aporta volumen a las heces y parece ayudar a que los alimentos pasen más rápidamente a través del estómago y los intestinos.

Cuando hablamos de fibra, la cantidad recomendada para adultos es de entre 20 y 30 gramos por día, desafortunadamente, la mayoría de las personas únicamente consumen la mitad o menos de esta cantidad. La fibra alimenticia es un súper alimento ya que sus beneficios, siempre y cuando provenga de vegetales de alta calidad, van desde aliviar el estreñimiento, controlar el apetito, hasta mantenernos alejados de las enfermedades cardíacas, por lo que, sin duda, contribuye con la salud en general y en la longevidad.

Debido a todo lo antes mencionado es que debemos consumir alimentos ricos en fibra soluble, ya que ésta dificulta la absorción de colesterol a través de las paredes del intestino, por lo que una nutrición vasta en opciones que la contengan ayudará a reducirlo y prevenir todas aquellas enfermedades que están relacionadas con él. Así como también un desayuno rico en fibra regula el apetito y minimiza el riesgo de comer en exceso a lo largo del día, lo que permite mantener un peso corporal adecuado y esto a su vez es una de las claves para mantener un corazón sano. La mejor recomendación para lograrlo es mantener una dieta baja en grasa saturada, colesterol y alta en fibra.

Los mejores aliados del corazón son todos aquellos alimentos ricos en fibra, ácido fólico, folatos y grasas vegetales, así como las grasas que aportan los pescados, ya que evitan el aumento del colesterol malo y a su vez protegen el estado de los vasos sanguíneos.

Por ello, Fibré, al estar elaborado con fibra soluble y agua, es un buen compañero de la salud de tu corazón y de prevenir muchos otros tipos de enfermedades relacionadas con órganos vitales de nuestro cuerpo, como el aparato digestivo, ya que una botella de 600ml contiene la fibra de 3 manzanas de 100gr, lo que equivale al 25% del requerimiento de fibra recomendado por especialistas. Además de contar con dos diferentes sabores manzana-kiwi y jamaica-arándano, ambos sin calorías.

Y aunque no te preocupe tu corazón (porque llevas un estilo de vida saludable) tienes que probarla, es deliciosa, a mi me encanta, claro que sin dejar de lado el agua natural.

Nos leemos pronto

Los dulces y el pan SÍ son buenos para los niños

Al hablar de alimentos que deben ser restringidos en la alimentación de los niños, sin duda se piensa en los dulces y el pan; se presupone que deben ser eliminados por completo de la dieta, lo cual resulta complicado e innecesario ya que ambos cuentan con un valor nutricional del cual podríamos estar privándolos.

Dejar de lado el consumo de dulces y pan puede generar mayor ansiedad y provocar que se quiera consumirlos de forma indiscriminada en determinado momento, por eso es importante aprender a guiar el consumo de estos productos y reconocer el valor energético que tienen para el organismo si se ingieren de forma adecuada y balanceada.

En el caso de los dulces es mejor consumirlos de forma ordenada y eliminar el componente de castigo o premio con los que educan a niños y niñas, desde la infancia nos enseñan que según a partir de nuestro comportamiento podemos acceder a ellos o ganarlos, situación que les otorga un prestigio inaudito que puede generar una relación emocional nociva con estos.

Debemos considerar que los carbohidratos como el azúcar son compuestos orgánicos abundantes en la naturaleza y constituyen la mayor fuente de energía.

Incluso un estudio de la Universidad Complutense de Madrid en España señala que la inclusión del pan en la dieta da lugar a una mayor sensación de saciedad después de comer, mejora el perfil calórico e incluso observaron que las mujeres que lo consumen redujeron significativamente el peso, el porcentaje de grasa y la circunferencia de cintura pero mantuvieron la masa muscular.

Según la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) los carbohidratos de alimentos con alto contenido en almidón como la papa o la pasta y los carbohidratos simples como el azúcar deben encontrarse entre el 45 y el 60 por ciento del total de la energía consumida tanto para adultos como para niños.

No perdamos de vista que el azúcar, producto base de los dulces tiene un origen natural el cual se extrae de vegetales como la caña de donde se obtiene en gran escala.

En cuanto al pan, las autoridades sanitarias de la Secretaría de Salud de México han hecho hincapié a la población en llevar a cabo una alimentación completa al seguir “el plato del buen comer” el cual incluye carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales con porciones adecuadas, con alimentos de cada grupo en cada comida y en el cual se incluye desde luego al pan.

En el caso de niños y niñas el consumo del pan integral les puede aportar vitaminas, minerales, hierro y fibra porque este alimento se encuentra en estado natural y por lo tanto conserva sus características nutricionales de origen.

Los estudios recientes demuestran que los dulces y el pan son alimentos que deben ser consumidos por niños y niñas solo que se deben hacerlo de forma balanceada, de preferencia en horarios que permitan dar la suficiente energía para el resto del día y con ello tener una clave importante para una vida sana.

Referencias:

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/2010/03/29/192101.php

http://www.gob.mx/salud/prensa/8966

https://www.ucm.es/data/cont/docs/458-2014-11-19-Carbajal-Importancia-pan-salud-2014.pdf

Nos leemos pronto.